Cochina gripe

imagerrsHola, buenas tardes. Estaba dudando el título de la entrada, debido a que habíamos tratado el tema desde dos perspectivas diferentes.

Imagen: www.esdip.com

La primera de las aproximaciones la realizamos en septiembre de 2008, dentro de la entrada  Alimentación (1), que casualmente recordábamos en este mismo blog hace escasas fechas. Con ella, dábamos comienzo a una serie en la que hacíamos referencia a aspectos relacionados con la alimentación, desde las dolencias relacionadas con la misma y recogidas en la mencionada entrada, pasando por aspectos relacionados con la genética y la nutrigemónica alimentación (2), hasta abordar la dependencia que tenemos de los animales alimentación (5).

Asimismo y dentro de nuestra otra bitácora www.conductapas.com y desde febrero de este último año, hemos abordado en varias entradas el tema de bacterias y virus, tratando de presentar y conocer aspectos relacionados con estos pequeños seres, que tantos problemas causan en tres interesantes entradas:

Virus y bacterias. ¿Las conocemos?

Virus y bacterias (2)

Virus y bacterias (3)

 

Sin ir más lejos, y ante las llamadas de varios amigos que me preguntaban sobre el asunto, decidimos preparar una entrada virus y bacterias (4) La gripe porcina, que fue colgada el pasado día 26, en la se pretendía explicar, de manera sencilla, aspectos que nos ayudaran a comprender el asunto.

Llegados a este punto y observando el alcance mediático que está alcanzando el tema, me gustaría dejaros con un texto que ha caido en mis manos esta misma semana, que puede servirnos para realizar una reflexión acerca del espinoso asunto de la “cochina gripe”, que cíclicamente nos visita.

Se trata de un texto Mike Davis, miembro del Consejo Editorial de SINPERMISO, cuyo libro El monstruo llama a nuestra puerta (trad. María Julia Bertomeu, Ediciones El Viejo Topo, Barcelona, 2006) alertó lúcida y brillantemente del peligro de una gripe aviar pandémica de alcance mundial. Os dejo un fragmento de dicho libro, que tenéis linkado justo aquí encima: 

 Prólogo a la edición española de El monstruo llama a nuestra puerta, de Mike Davis (trad. María Julia Bertomeu, Ediciones El Viejo Topo, Barcelona, 2006) 

El monstruo llama a nuestra puerta es un libro absolutamente extraordinario.

Lo es, claro está, por la enormidad de su asunto: una humanidad inexorablemente amenazada por una pandemia gripal de virulencia y alcance sin precedentes históricos.

Lo es también por su oportunísima actualidad: la amenaza pandémica en ciernes es inminente. Gran  enigma para muchos expertos: por qué aún no ha estallado.

 Y lo es más aún, si cabe, por la hondura y  amplitud de miras de su enfoque, que parte de una visión soberbiamente original y –valga la ironía— de verdad “global” de la “globalización” capitalista de impronta neoliberal de las últimas décadas. Lugares comunes, ninguno; trivialidades campanudas o jaculatorias de rutina, menos aún.

 En unas pocas páginas de prosa cautivante y singularmente tersa –elegantemente vertida al castellano por María Julia Bertomeu—, este pequeño gran libro junta a satisfacción ingredientes de muy delicada posología: eficaz crónica periodística de un desastre anunciado; instructivo análisis (biomolecular, bioevolutivo, epidemiológico, epizoósico, ecológico, económico, sociológico, politológico, urbanístico, geográfico, polemológico e histórico-social) de su etiología y de sus causas próximas; demoledora denuncia política de la acción, omisión o negligencia de los causantes; y en fin, honrada propaganda a favor de los remedios más urgentes y razonables.

 ¿Se necesitaba acaso la osadía del diletante –o el oportunismo del ensayista gacetillero— para escribir un libro así?

 Mike Davis no es un diletante ni un gacetillero, como es suficientemente obvio.

 Pero tampoco es presa de la idiocia especializada que destruye la capacidad de comprensión y hasta el llano sentido común de tantos académicos, en lo demás excelentes: el bien informado realismo y la aguda pertinencia de varias reflexiones hechas como de pasada en este libro provocarán tal vez el sonrojo de más de un filósofo político profesional educado en la ignorationis elenchi.

 No osadía, sino consumada pericia; múltiples saberes especializados, cabalmente entendidos todos; la firme voluntad de conocer –inescindible de la firme voluntad  de cambiar a mejor— que distingue al verdadero hombre de acción del palabrero, y al que va en serio, del demagogo o del logrero –o del farsante—; todo eso se precisaba para escribir El monstruo llama a nuestra puerta.  

 Y radicalidad e inteligencia bastantes.

 En el reducido pero deslumbrante firmamento de una izquierda supremamente inteligente a fuer de radical y supremamente radical a fuer de inteligente, brilla hoy con luz inconfundiblemente propia la estrella de Mike Davis.

 Antoni Domènech es el Editor de SINPERMISO 

En el texto que os presentamos, se explica cómo la gran industria pecuaria globalizada ha sentado las bases para un más que preocupante brote de gripe porcina en México: 

La gripe porcina y el monstruoso poder de la gran industria pecuaria
Mike Davis

Y es que algunos, aún pensarán que pueden hacernos creer que el primer contacto de animales a personas fue de una manera similar a esta cakox8geca7bj940capqyhzfcayt9l23caqnqy61cazd1hslcauj87tvcayg4p3ecae1s2x8caf4gsmfca2yxq60ca8u2ugdca2n33f1cat2to1nca81zswdca9aslhqcaet7mtycaz97km2cat5bs3g

 

 

 

 

Imagen: gomalapizisdead.blogspot.com

Espero que la información aportada sea de interés.

Anuncios

Una respuesta a “Cochina gripe

  1. Pingback: virus y bacterias (4) La gripe porcina « Conducta P A S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s