Archivo de la categoría: enfermería

Sistemas médicos-modelos médicos (4) Modelo Médico Hegemónico

dscn3199Buenas tardes.

Con esta entrada quiero hacer mi aportación a una entrada conjunta que estamos realizando desde diferentes blogs acerca de un tema que nos preocupa y a la vez nos interesa. 

Imagen: conductapas.com

 Peces Digitales, Enfermería Sociosanitaria, Salud@información, el pez martillo y nosotros Cultura y Salud, Salud y Cultura tratamos de poner sobre la mesa aspectos que nos ayuden a comprender y a mejorar el trato que se dispensa desde la enfermería en concreto y desde los diferentes estamentos sanitarios en general a nuestros pacientes. ¿Funciona realmente el modelo médico que estamos empleando o nos estamos olvidando de aspectos fundamentales pero no cuantificables de la condición humana?

Para ello y desde mi experiencia, quiero poner mi granito de arena tratando de explicar para su general conocimiento el modelo que rige nuestro sistema sanitario, así como el de la mayoría de los países de nuestro entorno.

Estamos acostumbrados a que,  en un ejercicio de etnocentrismo, todo aquello que no encaje en el modelo médico que impera en nuestras sociedades sea considerado alternativo o complementario.

La medicina facultativa u ortodoxa, la que todos conocemos y que dirige todas nuestras actuaciones desde que nacemos hasta que morimos (ambos acontecimientos medicalizados asimismo), no deja espacios para otras formas de tratar los diferentes padecimientos que acechan a la humanidad, una humanidad más conocida que nunca gracias a su palpable proximidad que nos enseña otras formas diferentes pero válidas de percibir las mismas realidades bajo el prisma de otros conocimientos, otros valores, otras culturas al fin y al cabo.

El sector sanitario español en concreto y el sector sanitario internacional se encuentran ante una nueva etapa marcada por las necesidades  emergentes en problemas de salud. En España, el fenómeno de la inmigración está modificando sustancialmente el perfil de paciente a tratar. Los programas internacionales de salud, se enfrentan asimismo con resistencias que hacen que dichos programas fracasen o no logren los resultados estimados.

 

¿Qué está ocurriendo? ¿Ante que nuevos retos se enfrenta el mundo sanitario?

 

Parece evidente la respuesta. La diversidad cultural está desembarcando con fuerza en nuestras sociedades y este desembarco lleva parejo unas nuevas necesidades a la hora de planificar, gestionar y llevar a cabo las diferentes políticas sanitarias.

La enfermería, no es ajena a este nuevo reto y se encuentra ante una gran oportunidad de aportar aquello que la ha caracterizado desde siempre. Unos cuidados en salud eficientes para con el sistema pero sobre todo para con el paciente y una nueva posición dentro del organigrama sanitario.

Para argumentar esta exposición quiero utilizar tres textos básicos para mi, como son

 

Posibilidad y Necesidad de una Forma Alternativa de Pensar la Salud, de Sandra Isabel Payan G.

Salud intercultural: elementos para la construcción de sus bases conceptuales , de Ana M Alarcón M, Aldo Vidal H y Jaime Neira Rozas

 

¿Qué es la enfermería transcultural? Una aproximación etimológica, teórica y corporativista al término, de Roberto Galao Malo, Manuel Lillo Crespo, Isabel Casabona Martínez y M. Dolores Mora Antón

 

Sin más dilación, vamos a comenzar y lo haremos con una introducción que trata de explicar primero que entendemos por cultura y diversidad cultural en salud, extradida del texto de Ana M Alarcón M, Aldo Vidal H y Jaime Neira Rozas:

El concepto de cultura aplicado al campo de la salud constituye el eje neurálgico en el análisis de los factores sociales involucrados en cualquier proceso de salud y enfermedad. A través del reconocimiento de las diferencias y similitudes culturales entre usuarios y proveedores es posible comprender, por ejemplo, el nivel y carácter de las expectativas que cada cual tiene del proceso, las percepciones de salud y enfermedad representadas en la interacción médico-paciente, los patrones con que se evalúa la calidad y resultado de la acción terapéutica, y el despliegue de diversas conductas frente a la enfermedad.

 

Desde la antropología, cultura se define como un complejo y dinámico conjunto de creencias, conocimientos, valores y conductas aprendidas y transmitidas entre las personas a través del lenguaje y su vida en sociedad. La cultura se entiende como una entidad dinámica que se adquiere, transforma y reproduce a través de un continuo proceso de aprendizaje y socialización1.

 

En el concepto de cultura convergen dos grandes dimensiones: una correspondiente a la ideacional o cognitiva que sintetiza el mundo simbólico de las personas, sus pensamientos, conocimientos y creencias adquiridas a través del aprendizaje, lo que podría llamarse el mundo de la conceptualización o de lo abstracto; y una dimensión material, que corresponde a cómo lo simbólico se manifiesta en conductas, prácticas, artefactos culturales y normas de relación social entre las personas2,3.

 

En el contexto de salud, estas dos dimensiones de la cultura, la cognitiva y material se articulan en un modelo médico que otorga consistencia a cómo pacientes y profesionales se explican el fenómeno de salud y enfermedad, y a las prácticas o procedimientos con que se enfrentan los procesos de recuperación y mantención de la salud. Normalmente los elementos cognitivos y prácticos difieren entre profesionales y pacientes producto de las diversas historias sociales y culturales de cada uno, del contexto en que ocurre el proceso de socialización de la cultura médica y del contenido propio de la cultura.

 

Las diferencias culturales entre pacientes y profesionales se observan también al interior de los grupos, lo cual refleja el carácter dinámico de la cultura. Como toda construcción humana los componentes cognitivos y materiales se transforman en la medida que el grupo social experimenta nuevos desafíos y problemas. Por ejemplo, tanto la biomedicina como las culturas médicas tradicionales experimentan transformaciones en sus modelos explicativos de enfermedad, incorporan nuevas tecnologías al proceso terapéutico y recrean roles profesionales, técnicos o empíricos para abordar aspectos específicos de salud de los usuarios.

 

Una vez explicados estos conceptos, trataremos de argumentar como los sistemas médicos operan como sistemas culturales. De esta forma se hace bastante más sencillo llegar a comprender el funcionamiento de los mismos.  Como dicen los autores:

 

 

La enfermedad, sufrimiento y muerte, así como la motivación por conservar la salud, son considerados hechos biológicos y sociales universales. Todos los grupos humanos han desarrollado estrategias para enfrentar y prevenir las enfermedades a través de un sistema médico que proporciona las acciones necesarias para recuperar la salud, procurar el bienestar del hombre y, al mismo tiempo, otorgar una explicación consistente al fenómeno de la enfermedad. Desde la antropología sociocultural un sistema médico se concibe como un conjunto más o menos organizado, coherente y estratificado de agentes terapéuticos, modelos explicativos de salud-enfermedad, prácticas y tecnologías al servicio de la salud individual y colectiva. La forma en que estos elementos se organizan internamente, otorgando coherencia al sistema depende del modelo sociocultural en que se desarrolla la medicina. En consecuencia las medicinas son construcciones culturales que responden a necesidades de un entorno social específico y en los cuales es posible distinguir una dimensión conceptual y otra conductual.

 

La dimensión conceptual de los sistemas médicos está determinada directamente por la cultura de los pacientes y profesionales. Analíticamente corresponde a los modelos que explican y fundamentan la enfermedad. O’Connor (1995; 1-34), sugiere que esta dimensión está compuesta por dos elementos estructurales: axiomas y mecanismos de validación*.

 

Todos los sistemas médicos presentan axiomas o principios basados en el modelo epistemológico que sustenta la práctica médica y distinguen medios para validarse y legitimarse a sí mismos. En la biomedicina por ejemplo, los experimentos científicos, las pruebas clínicas y textos, constituyen importantes fuentes de validación del pensamiento científico; raramente un médico aceptará como prueba de una diarrea la intervención de un espíritu maligno en las comidas. Sin embargo, otras culturas aceptarán como fuente de legitimación los sueños de un chamán, signos en la naturaleza, apariciones, etc. La lógica que opera en la definición de salud y enfermedad es la misma en ambos sistemas (una lógica que busca causas, alternativas y consecuencias), sin embargo difieren en las premisas culturales y pruebas de validación; por ello distintas percepciones y observaciones del mismo fenómeno resultan en diferentes explicaciones de la enfermedad.

 

La credibilidad que los pacientes asignan a las fuentes de validación es la que permite, en último término, aceptar o no las explicaciones acerca de las causas de sus enfermedades, y la adherencia a los tratamientos. Por lo tanto, el éxito en el proceso terapéutico depende en gran medida de la conjunción de explicaciones entre médicos y pacientes.

 

En la dimensión conductual de los sistemas de salud podemos distinguir, entre otros, aquellos procedimientos, acciones y agentes que utiliza un sistema médico para obtener un cierto resultado con los pacientes, el que ha sido denominado Proceso Terapéutico4-6. Este implica: quién (machi, médico, meica, santiguadora, etc.), hace qué (cirugía, ritual, purgas, oraciones, etc.), a quién (individuo o comunidad) y con respecto a qué dimensión de la enfermedad (física, social, mental, espiritual, etc.). Un proceso terapéutico exitoso supone la eliminación de la condición subjetiva de enfermedad y consecuentemente la finalización del rol de enfermo

En general, todos los procesos de interacción social y cultural que involucren la existencia de diferentes y, a veces, antagónicos sistemas de creencias están sujetos a importantes fricciones. Sin embargo, los conflictos entre diferentes sistemas médicos no emergen sólo de las diferencias en los modelos explicativos que los sustentan, sino también de la dominación social de un modelo de salud sobre otro8,9. En este contexto la cultura biomédica expresada a través del sistema médico occidental, se ha establecido mundialmente como el modelo capaz de resolver si no todos, la mayoría de los problemas de salud de la población independientemente de los contextos sociales y culturales en que se desarrolle la enfermedad. No obstante, la experiencia de proyectos en salud internacional, muchos de ellos patrocinados por organismos como la OPS y OMS, y dirigidos hacia los sectores más pobres de la humanidad, dan cuenta de importantes dificultades que se enfrentan al no considerar la cultura de los usuarios en el proceso de atención de salud. Situaciones como rechazo y falta de adhesión a las prácticas médicas occidentales, conflictos de poder entre agentes tradicionales y médicos, desarticulación de la estructura social de la comunidad, son elementos frecuentemente descritos en la literatura de salud internacional, especialmente en países con altos índices de población indígena.

 

Así, las variables étnico culturales y el respeto a la diversidad en la implementación de políticas sociales están pesando fuertemente en las propuestas de desarrollo de los países emergentes. En este contexto, el desafío para el sector salud en las próximas décadas será crear modelos de salud que respondan a las expectativas materiales y culturales del usuario, en un proceso de diálogo e intercambio cultural entre medicinas. En consecuencia, la búsqueda de estrategias que articulen e integren distintos enfoques de salud, es parte del escenario que hoy se nos presenta en el país en el sector salud, proceso que próximamente debutará con la generación de una política de salud intercultural, que transformará cualitativamente nuestro sistema haciéndolo más flexible y permeable a la realidad cultural del usuario.

 

  

 

Por lo tanto y como indica asimismo Sandra Isabel Payan G en su texto:

  

 

Hay dos ideas inseparables e indispensables para emprender nuestro propósito:  Primero, todo conocimiento, incluyendo el de la ciencia y el de la medicina, depende de las condiciones en que se produce, condiciones sociales, culturales e históricas por ejemplo, lo que significa, que hay diferentes maneras de conocer sin que ninguna sea mejor que otra, simplemente que producen realidades diferentes; es decir que lo que en nuestra cotidianidad nos resulta tan obvio y tan factible, pudiera no serlo si nuestra mirada y nuestras creencias fueran otras, por lo tanto no existe una sola realidad, sino múltiples realidades dependiendo de quién y cómo se relacione con ella; Y segundo, siempre que pensamos, decimos o actuamos nos encontramos afortunada e irremediablemente en una posición determinada, es decir que lo hacemos desde una concepción específica, parcial, incompleta y limitada; de ahí la necesidad de reconocerla para entender sus fronteras y sus posibilidades. 

Toda práctica y discurso llevan en sí una perspectiva de sociedad, ciencia y ser humano determinada, incluyendo las prácticas y discursos de la medicina ortodoxa y de las medicinas alternativas.  El pensamiento médico forma parte de la manera como el ser humano se relaciona consigo mismo y con su entorno, la cual se expresa entre otras cosas, en los planteamientos de otras disciplinas, en la forma de entender la política, en la economía, en la cultura, en la cotidianidad, en los planes de desarrollo, en la organización de las ciudades y pueblos, en las relaciones entre las personas, en nuestros sueños y miedos; es decir que el pensamiento médico forma parte de la manera como vivimos, sentimos y pensamos.  Todo sistema médico es producto de una historia y una sociedad que lo justifica y lo valida, y la ciencia y los modelos sanitarios se conforman y comportan de acuerdo con los paradigmas de la sociedad en la que se encuentran; por eso para reformularse lo médico o lo científico, necesariamente debe llegarse a lo social y a lo político.  Desde esta perspectiva, no es posible hablar de medicinas (facultativa o alternativa) sólo como técnicas o formas diferentes de curar, es necesario entenderlas como maneras de pensar investidas de maneras de hacer, y eso es precisamente lo que deseamos compartir en esta oportunidad, una manera diferente de pensar la salud, que se expresa en unas técnicas diferentes para curar.  

 

¿Cual es y donde surge nuestro sistema médico? Nos lo sigue explicando Sandra Isabel Payan G en el texto arriba referenciado

 

La medicina facultativa u ortodoxa surge como parte del desarrollo de lo que de una manera muy general puede denominarse pensamiento de Occidente, el cual se constituye como la principal base de nuestras ideas, reflexiones y sentimientos cotidianos y académicos; y como el orden y el abecedario a partir del cual construimos nuestros conocimientos tanto profanos como científicos.  Esta forma de pensamiento se consolida desde la época del Renacimiento en Europa (siglos XV -XVII), y se encuentra directamente vinculada a procesos económicos como el Capitalismo y la Revolución Industrial, políticos como la Revolución Francesa, y sociales y culturales como el desarrollo de la Modernidad.  Sus pilares filosóficos son el Positivismo, corriente que motiva a aceptar sólo lo que se puede medir, cuantificar y percibir con nuestros cinco más evidentes sentidos, y el Mecanicismo, que supone que todo en el universo puede mirarse desde una sola racionalidad, puede fragmentarse como las piezas de un reloj, y puede predecirse porque nada se sale de unas supuestas leyes generales que determinan tanto el cuerpo como la sociedad.  Esta forma de pensar que sobrevalora lo racional, fue desestimando todo aquello que la lógica no logra explicar, como lo subjetivo, la magia y la intuición.  Esta historia fue protagonizada por pensadores como Descartes, Bacon, Copérnico, Newton y Laplace entre muchos otros, y surgió inicialmente como reacción al pensamiento medieval que subestimaba la razón humana para darle predilección al poder de lo divino.

Continua explicando nuestro modelo médico, el llamado modelo médico hegemónico. El modelo médico hegemónico es un concepto propuesto por Eduardo L. Menéndez, que hace referencia al sistema asistencial organizado por la medicina profesional o biomedicina y que incluye los submodelos de la práctica privada (individual o corporativa) y al de práctica pública.

El Modelo Médico Hegemónico (medicina facultativa u ortodoxa), se entiende entonces como “el conjunto de prácticas, saberes y teorías generadas por el desarrollo de lo que se conoce como medicina científica, el cual desde fines del siglo XVIII ha ido logrando dejar como subalternos al conjunto de prácticas, saberes e ideologías que dominaban en los conjuntos sociales, hasta lograr identificarse como la única forma de atender la enfermedad, legitimada tanto por criterios científicos como por el Estado”[1].  Existe toda una organización social, ideológica, económica y política que fortalece dicha hegemonía, mediante la exclusión de posibilidades de ver y actuar diferentes, y mediante la aceptación y construcción de ideas que avalan y justifican el mismo modelo médico.  Probablemente por esa razón se acepta con tanta facilidad, en casi todas las disciplinas y en casi todos los ámbitos de nuestra vida, esta forma hegemónica de pensar y de actuar.  Es importante anotar que la hegemonía no implica la inexistencia de diversidad ni de formas diferentes de pensar y de sentir, por el contrario, prácticamente la hegemonía de un modelo lleva consigo formas de resistencia que llenan de esperanza el camino y hacen posible su transformación y replanteamiento.

Este Modelo Médico Hegemónico establece como principales parámetros para entender y actuar sobre la salud y la enfermedad los siguientes:  a) biologismo, ahistoricidad y asocialidad, es decir que reduce a los individuos a su dimensión física aislándola de toda condición social, histórica y espiritual, b) concepción de la enfermedad como ruptura, desviación y diferencia, y de la salud como normalidad estadística, c) práctica curativa basada en la eliminación del síntoma, d) relación médico – paciente asimétrica, de subordinación social y técnica del paciente, e) la salud – enfermedad como mercancía y tendencia inductora al consumismo médico, f) medicalización de los problemas, y g) identificación ideológica con la racionalidad científica como criterio manifiesto de exclusión de otros modelos.  En general, se trata de una concepción mecanicista del ser humano, que lleva, entre otras cosas, a las inconsistentes separaciones entre las partes de un todo, entre la mente y el cuerpo, y entre el individuo, la sociedad y el universo; a la búsqueda de certidumbres y de verdades absolutas; a la creencia en la causalidad lineal como única forma de relación; y a la subvaloración de la subjetividad.

Este modelo ha entrado en crisis y la autora nos invita a re-pensar en una nueva forma de abordar la salud, la nefermedad y la atención

En esta lucha por romper y subvertir lo obvio, para construir seguramente nuevas obviedades, participan pensadores de muchos campos, dentro de los cuales se encuentran médicos, chamanes, teguas y brujos.  Los llamados “nuevos paradigmas” no constituyen simplemente una alternativa o una opción a los planteamientos de “viejos paradigmas”, no son una propuesta para poner a discusión de científicos o académicos; son el camino que sigue, que urge, que se requiere.  Así como a pesar de nosotros el pensamiento se transforma, es de estos “sentipensares” pequeños, individuales y compartidos como el que hoy proponemos, que emerge la transformación; por eso no es una lucha descomunada del bien contra el mal, de los héroes contra los villanos, ahora no, la historia y la vida son testimonios de la inminente realidad de la ruptura con el mecanicismo; tampoco se trata de esperar un mañana mejor que hoy, la posibilidad, la esperanza, y la felicidad están en el presente, con las luchas por la coherencia, los esfuerzos del pensamiento, y los asombros.

Desde esta mirada, compartida en general por las medicinas alternativas, la enfermedad tiene un sentido para la vida del sujeto y del universo entero, no se entiende como un fenómeno causado por algo, sino como parte interdependiente del proceso vital de los seres humanos, en relación con la sociedad, la cultura y el contexto entero en que cada uno se encuentra; forma parte de la capacidad de los individuos para encontrar su propio orden (autoorganización), y no responde a leyes ni principios generales, sino a las necesidades y posibilidades de cada singularidad.  El organismo “hace la enfermedad” porque la necesita, y porque tiene conocimiento y poder sobre sí mismo.  Por lo tanto el tratamiento consiste en estimular esa capacidad de autocuración de cada uno para ayudarlo a buscar su propio orden; lo que en el ámbito de lo social significa estimular la participación comunitaria real y efectiva para que cada comunidad con autonomía determine su propio camino. Esta primera idea, implica entender, a diferencia del mecanicismo, que las propiedades de las partes sólo pueden comprenderse en razón del conjunto, es decir que no hay partes sino red inseparable de relaciones, propiedades emergentes que no necesariamente reflejan el accionar individual; por eso el todo es diferente a la suma de las partes, y no es arreglando las partes por separado que se componen las partes o el todo. Estas relaciones son propias de cada singularidad, por lo tanto, a diferencia de la medicina ortodoxa en la que la terapéutica es construida para cada enfermedad, en las medicinas alternativas se trata de que sea para cada paciente, así como en lo social los proyectos son pensados y desarrollados por cada comunidad singular y autónoma. 

La relación del médico con el paciente así como la manera de responder a los problemas sociales, se transforma en la medida en que aprendemos a pensar y sentir de una manera diferente; el paciente y el médico van unidos de la mano recorriendo el camino de la incertidumbre, con solidaridad y esperanza, entrega a la vida y responsabilidad. Por eso lo que es alternativo no es la herramienta o el método, sino la concepción misma, el creer con el corazón que los seres humanos y las sociedades tienen poder y sabiduría que emerge del universo entero; se necesita reconocimiento, humildad, amor y sentimiento.  La medicina alternativa se define entonces como: “el pensamiento y práctica de tipo médico social sanitario, contestatario y propositivo a la vez, holístico en su concepción, no hegemónico, intuitivo y científico, dialéctico y dialógico, revolucionario, humanista, individual e irrepetible, que devuelve al ser humano sus potencialidades y capacidades de autocuración y ordenamiento propio en su todo, y le permite una relación más armónica en su intimidad, con su comunidad social y con el Universo”. 

Para pensar y actuar en salud de una manera diferente hay que mirar al enfermo, a la sociedad y a la vida de otra forma, con otros ojos y eso sólo es posible con el replanteamiento de la racionalidad, es por eso que lo alternativo implica cambios trascendentales en la relación con nosotros mismos, confrontaciones, y construirnos diariamente para no caer en dogmas ni en principios inamovibles.

Ocurre, como casi siempre que se abordan aspectos relativos a la salud, que la medicina ortodoxa ha establecido un poder dominante en todos los ámbitos, incluso en relación a otros estamentos sanitarios dentro del mismo sistema o modelo, como ocurre con relación a la enfermería o a otras ramas sanitarias. Como señalan Roberto Galao Malo, Manuel Lillo Crespo, Isabel Casabona Martínez y M. Dolores Mora Antón en su texto:

 

 Históricamente la medicina profesional se ha caracterizado por tratarse de una disciplina con tendencia al corporativismo y a la fagocitación, en el sentido de que ha hecho propios los saberes de otros grupos sociales. Los ejemplos no son pocos; uno de los más típicos es el de la psiquiatría, que ni siquiera es considerada como parte de la medicina por algunos especialistas(21) y que para otros no se trata de más que una forma de control social(22). La enfermería en este sentido también ha resultado mal parada. Las mujeres que se dedicaban a la sanación de una manera casi profesional, durante la Edad Media fueron quemadas en la hoguera con el fin de “hacerse con el campo y la exclusividad”(23). A estas “brujas” se les puede considerar un antecedente entre la medicina y la enfermería. No es necesario nombrar el caso de la Ginecología, que nace a partir de la conversión en enfermedad de un proceso natural como es el embarazo y el parto, atendido tradicionalmente por comadronas o parteras. Estas cuestiones se han producido más por razones de control social que por filantropía(24).

Durante la historia y de forma paralela, la ciencia, gracias a diferentes grupos de presión, ha conseguido el estatus dogmático con el que cuenta en la actualidad. No sin antes haber “aniquilado” a la otra gran forma de interpretación de la realidad que ha existido, esto es, la religión. Tal y como cuenta Vidal(25), el remate final lo dio Darwin con su libro el Origen de las Especies, quien se vio presionado a publicarlo a pesar de que el trabajo contaba con grandes lagunas, que el mismo conocía; pero que sirvió para deslegitimizar a La Iglesia y su extendida concepción del mundo y la realidad. Al igual que a los laicos no se les consideraba como aptos para poder interpretar las Santas Escrituras, desde entonces la ciencia y en definitiva la realidad, esta bajo el control de los científicos.

    Este casamiento entre ciencia y medicina es el que ha permitido a la clase médica encontrarse en la posición hegemónica en la que se encuentra en la actualidad. Esto le ha permitido, no sólo sanar a las personas sino el decidir quién está enfermo y quién no, con todas las repercusiones que esto conlleva.

    En este sentido, el corporativismo es la clave que genera este poder. Tal y como dice Foucault(26): “el poder no es un fenómeno de dominación masiva y homogénea de un individuo sobre otros, de un grupo sobre otros, de una clase sobre otras; el poder contemplado desde cerca no es algo dividido entre quienes lo poseen y los que no lo tienen y lo soportan. El poder tiene que ser analizado como algo que no funciona sino en cadena. No está nunca localizado aquí o allá, no está nunca en manos de algunos. El poder funciona, se ejercita a través de una organización reticular. Y en sus redes circulan los individuos quienes están siempre en situaciones de sufrir o ejercer ese poder, no son nunca el blanco inerte o consistente del poder ni son siempre los elementos de conexión. El poder transita transversalmente, no está quieto en los individuos”.

    Este autor argumenta en otra obra(27): “los intelectuales han descubierto que las masas no tienen necesidad de ellos para conocer -saben mucho más-, pero existe un sistema de dominación que obstaculiza, prohíbe, invalida ese discurso y el conocimiento” para terminar sentenciando: “el poder (entendido en un sistema amplio, no únicamente político) termina produciendo un saber determinado, con el fin de ponerlo a su servicio”.

    Todo lo anterior tiene importantes repercusiones que son sobradamente conocidas. Ante los ojos de la sociedad y del resto de la comunidad científica, la enfermería juega un papel casi irrelevante dentro del contexto sanitario y de la salud. En España esta visión se encuentra bastante enraizada; baste recordar las dificultades para conseguir las escasas becas para investigación en enfermería y las trabas, obstáculos y demoras que se vienen poniendo para aprobar las necesarias especialidades y la licenciatura. Sin embargo, la necesidad y la importancia de tener enfermeras y de que además estén bien formadas, está cada vez más demostrada. Basta con leer los trabajos de Needleman(28) y Aiken(29) por nombrar dos recientes ejemplos. A pesar de esto, y siguiendo en España, el corporativismo médico ha influido e influye en las políticas y legislación sanitaria para amoldarla a sus fines, y en definitiva a su control(30). A modo de ejemplo, Ceci(31) nombra el caso Sinclair, en Canadá, en el que 12 niños murieron por la falta de capacidad de un cirujano cardiaco infantil, a pesar de las continuas protestas de las enfermeras que trabajaban en la unidad. Las enfermeras fueron desautorizadas por los mandos médicos del hospital por el mero hecho de ser enfermeras. Tal y como dice Foucault, el discurso verdadero estaba determinado por un grupo de poder (el médico), que inicialmente construyó una verdad paralela, que nada tenía que ver con la realidad.

    Son pocos los trabajos que realizados por enfermeras hayan tenido repercusiones a nivel del resto de la comunidad científica. De hecho no pocas enfermeras han sido pioneras en diferentes materias, por las que han obtenido el mérito otros tipos de profesionales. A continuación se exponen dos ejemplos(32). La enfermera psiquiátrica Hildegard Peplau, fue la primera en establecer un modelo y unas bases sobre la relación de ayuda y sus fases. Sin embargo es al psicólogo Carl Rogers  a quien se le conoce como al padre de la relación de ayuda en el campo de la psicología y las ciencias de la salud. Otro tanto ocurre con King, quien ya en 1968 relacionó los conceptos de percepción, interacción y transacción. En 1969 salió a la luz el libro “Interaccionismo simbólico” de Blumer. Es como si la comunidad científica y en especial la clase médica, mirasen hacia otro lado cada vez que una enfermera escribiese algo.

Para terminar estos mismos autores continuan explicando esta relación de poder existente entre la medicina y la enfermería

Tal y como se puede apreciar en lo visto anteriormente, según Foucault, el poder produce saber y el saber es poder. La clase médica es la que sabe y es la que tiene subrogada a la enfermería y a otros profesionales de la salud. ¿Quién no ha oído en alguna ocasión la sentencia: “Mi enfermera” pronunciada por un médico en el contexto de una institución sanitaria? Como si fuésemos la posesión de alguien. En cualquier caso, la trampa que esconde esta simple afirmación es que no trabajamos para el paciente o el cliente, sino para el médico. Desde esta perspectiva ni se necesita ser una ciencia, ni tan siquiera una profesión ya que no se posee ningún tipo de autonomía ni de criterio. Es interesante reflexionar en este punto, desde la sociología de los centros e instituciones sanitarias sobre el nombre con el que se nos conoce a las enfermeras de forma amplia y que no ha variado en los últimos 40 años a pesar del cambio en el mismo y de la incorporación de nuestra carrera a la universidad: ATS. Un ayudante no tiene autonomía y trabaja para un superior, no necesita ningún tipo de actitud crítica o juicio clínico. La razón de ser de un técnico es el llevar a cabo una serie de destrezas o tareas, encomendadas, sin que sea necesario que conozca el porqué de lo que hace. Sanitario hace referencia específicamente a la enfermedad y no a la salud, entendida esta de una forma más amplia. Por lo tanto estamos hablando de una persona que trabaja a las órdenes de un superior, para la realización de una serie de tareas encomendadas, y que no requieren una especial actividad intelectual en el campo de la enfermedad.

 

    También existen dos formas curiosas para denominar a La Enfermería de una forma bastante extendida, incluso entre sus mismos profesionales. Estas son la de Ciencia Aplicada y la de Disciplina Práctica. ¿La medicina es una ciencia pura? Se nutre de la anatomía, de la fisiología, de la patología, pero también de la psicología, la sociología, la economía, etc. En cuanto al hecho de que se nos considere una disciplina práctica, es necesario reflexionar sobre ciertos puntos. En primer lugar: ¿hay alguna disciplina que no lo sea, y en especial en el campo de las Ciencias de la Salud?, ¿Los médicos tras su formación se encierran en un despacho?, ¿Qué es práctico y qué no? En segundo lugar sería interesante reflexionar sobre lo que implica el ser una disciplina práctica desde una perspectiva sociológica. A modo de ejemplo, Chalmers(33) nombra un estudio sobre la influencia de los intereses sociales en el desarrollo de la estadística en Gran Bretaña en el siglo XIX. Esta fue propiciada por la clase media profesional. Su separación de la clase proletaria venía dada por su trabajo, que implicaba actividad mental competente, en vez de manual: “los profesionales eran custodios de áreas de conocimiento y experiencia, y su poder derivaba de la medida en que ese conocimiento y experiencia desempeñaban un importante papel social. Dentro de los intereses de la clase media profesional se hallaba el de maximizar la importancia de ese rol, a la vez que mantener un estricto control sobre sus miembros”. En nuestra opinión, algo similar ocurre entre la enfermería y la medicina en la realidad actual española. Al decir que somos una disciplina práctica lo que implica es que en nuestra profesión no es necesario ser mentalmente competente, o poseer conocimientos previos ya que estos se aprenden durante la práctica (cuantas vidas se pueden quedar en el camino durante este proceso). En resumen, que no hay que pensar mucho sino hacer. De esta forma el saber queda a merced del corporativismo médico y por lo tanto el poder.

 

   

 

 

 

De este modo la pelota queda en vuestro tejado. ¿Es necesaria realmente una forma de re-pensar la salud? y lo que es aún más importante¿ debemos repensar la enfermería?

 

Si te ha interesado el tema, dispones de información adicional relativa al mismo en los siguientes enlaces:

Sistemas médicos-modelos médicos (3) Sistema Nacional de Salud

Sistemas médicos-modelos médicos (2). Conceptos básicos

Sistemas médicos-modelos médicos (1)

Un saludo amigos

 

 

 

 

I jornadas País Vasco. Enfermería. Compromiso con la inmigración

Ayer asistí a las I jornadas del país vasco: Enfermería, compromiso con la inmigración y la verdad es que volví a casa de bastante mala leche. Presa de mi cabreo, me senté y escribí una entrada para el blog, pero en frío, una rato más tarde, recapacité y la deje en la carpeta de pendientes. Pues bien, hoy más reposado quiero compartirla con vosotros, que coño.

 

 

foto: www.cge.enfermundi.com

 

 Decía así:

Esta mañana he madrugado mucho para asistir a unas jornadas que prometían. Lo malo no ha sido madrugar, sino hacerle madrugar a mi compañero de fatigas, ya que yo salía de guardia y ha tenido que relevarme un poco antes. La ocasión creo que merecía la pena ya que se trataba de las primeras jornadas del país vasco en relación a un importante tema: Enfermería. Compromiso con la inmigración. Hasta ahí todo perfecto. La información de las jornadas que nos ofreció el Consejo General de Enfermería era bastante prometedora y el programa oficial tenía muy buena pinta, incluso el consejero Inclán iba a inaugurar las jornadas. Así que me he presentado bajo un intenso aguacero en el bonito Palacio Euskalduna a las 8 y media con la idea de recoger la documentación, como rezaba en el programa. Puntualidad inglesa para tan importante evento, he pensado, no sea que realmente asistamos los 700 que se estiman y luego se complique la situación.

En el mostrador, una agradable azafata me ha entregado una sonrisa y una carpeta con la siguiente composición:

 

  • 1 bolígrafo
  • El programa de las jornadas
  • Una hoja de publicidad de cursos a 72 euros
  • Una encuesta acerca de las jornadas (anónima según rezaba la misma) grapada a
  • Una hoja de recogida de mis datos personales (muy anónimo el global) y grapada a
  • Una hoja de recogida de datos de cursos que me puedan interesar

 

-¿la documentación? He preguntado en el mostrador a uno de nuestros conocidos del Colegio de Enfermería.

-Es lo que nos han enviado de Madrid, me han contestado.

Muy bien. Buen madrugón para nada. A eso se le llama entrega de nada, y no entrega de documentación, vamos a llamar a las cosas por su nombre. Empezamos bien. Bueno siéntate y cállate, que pareces el pitufo gruñón, siempre protestando por todo, me ha comentado el ángel bueno desde mi hombro izquierdo, pero la verdad, es que a veces hay que protestar un poco, pero en este colegio mi experiencia es bastante batalladora y creo que tengo colgado un cartel invisible de “conflictivo”. Si, unas veces con razón y otras puede que sin ella, pero con lo que pagamos, que menos que exigir unos mínimos.

A las 9 se ha puesto en marcha la jornada. Los habituales discursos y loas han amenizado la primera media hora, pero me gustaría resaltar un aspecto de uno de los discursos, el que ha ofrecido La Dra Pilar Fernández Fernández, directiva de la Escuela de Ciencias de la Salud, que ha sustituido al Dr Máximo González Jurado. Por lo que se ha visto, se ha enterado de que tenía que sustituirle no mucho tiempo antes, eso, o era familia cercana del rey, ya que ha leído casi todo el tiempo y se la veía un poco perdida. De todas formas, su interesante disertación, mejor dicho lectura, ha girado en torno a una etnografía presentada hace escasas fechas por un “enfermero-antropólogo”, como decía ella, acerca de la población inmigrante en varios hospitales madrileños. La verdad es que me ha ilusionado bastante ya que pensaba que el enfoque de las jornadas podía estar dirigido en es dirección, pero mi gozo en un pozo, se trataba de un espejismo, ya que después de las habituales consignas acerca del “fenómeno migratorio” y del manido discurso de los prejuicios (ambas, estrategias comúnmente utilizadas por aquellos que ni conocen ni se interesan por el verdadero fenómeno migratorio y que sirven de argumento fácil para inauguraciones, declaraciones institucionales, “estudios transversales” que no dejan de ser cuantitativos tradicionales matizados de esta forma y ruedas de prensa) la primera de las ponencias ha sido un sopapo a la inteligencia de todos los que esperábamos que se cumpliera por lo menos con el título de las jornadas: “compromiso” con la inmigración. Su título lo dice todo: Inmigración. Violencia de género. Aspectos jurídicos. Está claro, enfermería a tope, compromiso a tope y fuera prejuicios.

Que mejor manera de empezar una jornada sobre la inmigración que asociando el fenómeno de una manera cainita a aspectos tales como delincuencia o violencia doméstica o de género. El ponente, el presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Fernando Ruiz Piñeiro, creo que no tenía muy claro el foro ante el que iba a disertar y debió pensar que, ya que vamos a hablar de los inmigrantes, vamos a decir lo salvajes que son con sus parejas. La palabra clave enfermería ha aparecido 0 veces en la ponencia y como dice el enviado de la agencia efe y cito textualmente Piñeiro ha ofrecido los últimos datos sobre violencia machista en el País Vasco durante 2008, sin diferenciar entre población nacional y extranjera” , todo un detalle. Aquí tenéis la noticia completa

 

Bastante daño hacemos sin querer en relación a este tema como para encima hacerlo en los pocos foros en los que realmente se puede tratar el asunto con cierta decencia y asepsia.

 

Para mi ha sido suficiente por hoy. Mañana, según tenga el día, asistiré a por lo que la mayoría de los presentes allí anhelaban, el café con leche del euskalduna con unos deliciosos “curasanes” y lo más importante, el diploma con los créditos para la próxima farsa que se prepara para marzo, la ope de los amigos.

 

Me imagino que las jornadas habrán sido un éxito, pero con ese principio, lo dudo mucho. Yo de momento voy a esperar a hablar con algunas compañeras que tuvieron la paciencia de estar todo el día, bueno, la paciencia y la jornada cubierta por horas de docencia, benditos funcionarios, para que me pongan al día y voy a ir al único sitio donde los inmigrantes son uno más, en los campos de futbol. Me voy a San Mamés. Ah, que nosotros no tenemos extranjeros. Dita sea…

 

Un saludo.

A vueltas con el sexo de los ángeles…

Pues si, seguimos dándole vueltas al sexo de los ángeles, ya que el del resto de los colectivos ya lo tenemos asignado.

Las/os licenciadas/os en medicina, además de ser gratuitamente doctores, son hombres, “los médicos” y las/os diplomadas/os universitarios en enfermería, son evidentemente mujeres, o lo que es lo mismo, “enfermeras”.

Lo digo por este artículo aparecido hoy en la edición digital de “el correo español”
http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20080627/pvasco-espana/diciembre-20080627.html

que dice:

“GENERAL
La OPE, en diciembre
27.06.08 -
C. B.
BILBAO

Miles de profesionales sanitarios están pendientes de la fecha de la próxima oferta pública de empleo convocada por Osakidetza para poder acceder a un puesto de trabajo fijo o entrar en las listas de la mayor empresa del País Vasco. Pues bien, parece que finalmente la oposición se celebrará el próximo mes de diciembre. Concretamente, en el Puente de la Inmaculada, tal y como se hizo hace un par de años.
En esta ocasión, el Servicio Vasco de Salud ofertará un «mínimo de 2.000 plazas» destinadas en su mayoría a médicos y enfermeras, según informaron ayer fuentes del Departamento de Sanidad. Aunque de momento la fecha de la convocatoria no es oficial, todo parece indicar que la OPE se celebrará los días 6, 7 y 8 de diciembre. Entre otras cosas, porque el Servicio Vasco de Salud ha reservado varios pabellones en el Bilbao Exhibition Center para esos tres días.
En caso de que finalmente no se celebrase en diciembre, la oferta pública de empleo se trasladaría al mes de marzo, según las mismas fuentes. “

De lo que se concluye que los enfermeros y las médicas estamos en desventaja, ya que la mayoría de las plazas no están destinadas a nosotros-ellas. No se si será constitucional, o constitutivo de delito, pero lo que está claro es que se están vulnerando claramente los derechos de algunos profesionales en función de su género…………

Basta ya de estas injustas generalizaciones. Bastante tenemos que aguantar ya con el arquetipo de enfermera con minifalda, liguero y unas enormes tetas asomando por un generoso y ostentoso escote, al más puro estilo película de Fellini.


esta debe ser la enfermera “tipo” del autor del artículo


Sólo hace falta poner “enfermera” en la entrada de uno de los más famosos buscadores y ver las imágenes que se muestran. Como muestra, un botón. (foto extraida de http://www.todocoleccion.net/)

Yo no soy médico ni lo quiero ser. Tampoco soy mujer ni lo quiero ser.
Soy enfermero y estoy orgulloso de serlo.

Un saludo